sábado, 25 de diciembre de 2021

El origen del Boxing Day y el Boxing Day más goleador

El 26 de diciembre, festividad de San Esteban, es el día en el que se celebra en los países que formaron parte del Imperio Británico el tradicional 'Boxing Day' (cuya traducción al español es el 'Día de las cajas'). 

Se trata de una celebración antigua con varios posibles orígenes, cuyo significado podría venir del gesto que surgía tras el día de Navidad, por parte de las clases nobles, de obsequiar a sus empleados con un aguinaldo y con cajas con comida y ropa. Un regalo que se ha convertido, con el paso del tiempo, en una jornada especial y significativa en el deporte, con multitud de eventos en directo vividos bajo un ambiente festivo.

Y es que se da la circunstancia que en otro 26 de diciembre, de 1860 en este caso, se jugó el primer partido de la historia del fútbol, con la disputa del derbi en Sandygate Road, el estadio más antiguo del mundo, entre el Sheffield FC y Hallam FC, con victoria para el Sheffield por 2-0.
 

 
También la primera edición del torneo liguero inglés tuvo una parada en el calendario un 26 de diciembre. Fue en la temporada 1888-89 de la League Division One, con los partidos entre el Derby County - Bolton Wanderers y el West Bromwich Albion - Preston North End, siendo estos los primeros campeones de Liga en Inglaterra, además de forma invicta, y los primeros en sumar el campeonato de Liga y Copa en un mismo año.

El 'Boxing Day' más goleador
La Premier League, iniciada en la temporada 1992-93, ha seguido con esta tradición de tener una jornada de fútbol el 26 de diciembre. De todas las jornadas de fútbol vividas en esa fecha es, sin duda, la edición más recordada la vivida en 1963. Aquel día en la Primera División (First Division) de la Football League, como se denominaba entonces la máxima categoría del fútbol inglés, se anotaron la friolera de ¡66 goles! en solo diez encuentros.

Estos fueron los resultados de aquel regalo retrasado de Navidad en forma de goles:

Blackpool 1-5 Chelsea
Burnley 6-1 Manchester United
Fulham 10-1 Ipswich Town
Leicester City 2-0 Everton
Liverpool 6-1 Stoke City
Nottingham Forest 3-3 Sheffield United
Sheffield Wednesday 3-0 Bolton Wanderers
West Bromwich Albion 4-4 Tottenham Hotspur
West Ham 2-8 Blackburn Rovers
Wolverhampton 3-3 Aston Villa

La temporada terminó con el triunfo final del Liverpool y el debut de uno de los grandes del fútbol británico: George Best, quien se enfundaba la camiseta de los 'diablos rojos' en septiembre de 1963 y debutaba como goleador del United dos días después de aquel alocado 'Boxing Day'.

miércoles, 28 de julio de 2021

El túnel de vestuarios del Estadio La Rosaleda en Málaga

El Estadio La Rosaleda de Málaga fue inaugurado oficialmente el 14 de septiembre de 1941 con motivo de un encuentro entre el CD Málaga y el Sevilla FC. El resultado final fue 3-2 a favor de los blanquiazules, siendo el sevillista Torrontegui el autor del primer gol.

 

El estadio malacitano, que actualmente tiene un aforo de 30.000 butacas y que en su estreno tuvo 8.000 aficionados, tuvo un primer partido unos meses antes, en abril de 1941, con el encuentro del 13 de abril de 1941 entre el CD Malacitano y la AD Ferroviaria.


La Rosaleda ha albergado en todos estos años encuentros de Primera, Segunda A y Segunda B, además de partidos de Copa del Rey, Copa de la UEFA y de la Champions League. Con respecto a selecciones puede presumir de haber tenido como local a la Selección Española y haber disfrutado de hasta tres encuentros de la primera fase de grupos del Mundial de España 1982 con selecciones como Escocia, Nueva Zelanda y la antigua Unión Soviética. Curiosamente en aquella época el aforo era mayor que el actual y llegaba a los 44.000 espectadores.

El túnel de vestuarios de la Rosaleda cuenta con un hipnótico efecto óptico con el escudo del equipo costasoleño, muy a imagen y semejanza de lo que hizo el St. Pauli en su estadio, solo que con más luz y color que el del estadio Millerntor.

viernes, 30 de abril de 2021

El cuarto título de Ayrton Senna llegó con Brasil en el Mundial de fútbol

Hay fechas grabadas en el corazón de los aficionados. El 1 de mayo de 1994, el día que murió Ayrton Senna en Imola (Italia) es una de ellas. Un día en el que además del mundo del motor, lloró un país entero. Brasil era una nación inconsolable. 

Una serie de fatalidades convirtió al GP de San Marino de 1994 en uno de los más luctuosos de toda la historia. Arrancaba el viernes con un joven Rubens Barrichello sufriendo un grave accidente, como queriendo presagiar la fatalidad que vendría después, con el austriaco Roland Ratzenberger perdiendo la vida en la jornada de clasificación del sábado y Senna falleciendo el domingo en la curva de Tamburello.




Cerca del propio muro donde impactó Senna, junto al río, es donde se encuentra la estatua del tricampeón del mundo de F1. Su imagen serena y sempiterna siempre está acompañada de banderas brasileñas y del Corinthians. Porque el fútbol era otra de sus pasiones.



El conjunto paulista de Corinthians nunca se olvida del gran Senna. Muchos homenajes ha realizado el ‘Timao’ al piloto de F1, como saltar todo el once con el casco amarillo que habitualmente lucia, o incluso imitando los colores del monoplaza Lotus, ese negro y oro tan característico que se trasladaba a la camisola corinthiana, con su firma en el pecho. 



Aquel accidente de 1994 impactó a la sociedad brasileña., dejando huérfano a un país que abraza a sus ídolos como pocos en el mundo. La selección brasileña de fútbol no fue ajena a este dolor. La ‘Seleçao’, que participaba ese verano en la Copa del Mundo, tenía en mente dedicar el triunfo al piloto paulista.

La Copa del Mundo de Estados Unidos 1994 dejó a todos los aficionados del planeta varias imágenes para la posteridad. Desde la caída de la portería en el México - Bulgaría, pasando por el codazo del italiano Tassotti a Luis Enrique en el Italia - España para terminar con el baile de Bebeto, acunando al aire, como homenaje a su recién nacido, gesto al que se sumaron Mazinho y Romario. A estas tres instantáneas se les sumaría una última muy especial y emotiva. 



La ‘Canarinha’, que al igual que Senna era en aquel momento tricampeona del mundo, llegaba a la final contra Italia. Los nervios propios de la cita se acentuaban con el empate sin goles en los 120 minutos y por el hecho  decidir el ganador desde el punto de penalti, la primera vez que esto ocurría en una Copa del Mundo.

Los dos primeros lanzamientos desde los once metros fueron fallados por parte de Baresi y Marcio Santos, pero fueron Massano, con parada de Taffarel, y especialmente Roberto Biaggio, con ese balón que se perdía en la grada, los errores que condenaron a Italia en la tanda. Dado que Romario, Branco y Dunga anotaban sus disparos y hacían que Brasil se proclamara campeón.

Precisamente era Dunga el que alzaba al cielo de Pasadena el título de campeón del mundo para Brasil. El ansiado tetracampeonato. Y mientras el levantaba alzaba el trofeo, varios internacionales de Brasil sacaban una emotiva pancarta que después sirvió de fondo para la foto de todo el equipo. En ella rezaba el siguiente mensaje: “Senna, aceleramos juntos ¡El tetra es nuestro!”.    

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...