viernes, 26 de junio de 2020

El Liverpool gana la primera Premier League

La historia esperaba al Liverpool, y esta se ha hecho esperar. El equipo británico más laureado en el Viejo Continente, con más Champions League/ Copa de Europa que el resto de equipos ingleses y galeses, parecía tener una maldición con el trofeo local: la Premier League.


La Premier League, creada en 1991-92 como la máxima competición liguera inglesa, basándose en una mayor independencia de la federación inglesa y con el objetivo de incrementar los beneficios económicos de los clubes, no había visto todavía al Liverpool como campeón bajo esta nueva denominación, justo hasta esta temporada 2019/20, la más extraña y convulsa del fútbol mundial.



Para añadir elementos singulares a este triunfo del Liverpool, este se ha producido desde casa, sin que jugaran los 'reds', ya que la derrota del Manchester City ante el Chelsea ha propiciado el alirón, y obviamente sin público a causa de la pandemia por el coronavirus Covid-19, lo que también ha motivado que los liverpulienses se hayan compartido en el ganador más tardío del torneo, a finales de junio, y en un día tan atípico de la semana y poco futbolístico como un jueves.

La diferencia de puntos que manejaban los hombres dirigidos por Jürgen Klopp durante buena parte del curso generaron una desbordante euforia en Liverpool que solo fue frenada por la interrupción del torneo a causa de la pandemia, siguiendo la estela del resto de competiciones deportivas.

Con el regreso del fútbol, tras 100 días de ausencia, volvió la ilusión, aunque mitigada por el distanciamiento social y la imposibilidad de acudir a los estadios de fútbol, lo que no ha deslucido una liga histórica para el lado rojo de la ciudad de los Beatles. Histórica por la espera y porque parecía esquiva a los intereses del Liverpool, llegando los 'reds' a estar en cuatro ocasiones cerca del título en los últimos años.

A la quinta fue la vencida: es el 19º título de Liga para el equipo de Anfield Road, y el primero bajo el nombre de Premier League. Treinta años han tenido que esperar las vitrinas para coronar al equipo como campeón de Inglaterra. Aquel equipo campeón de 1989-90 contaba con Kenny Dalglish en el papel de jugador-entrenador, y mitos como Ian Rush, Aldridge o Bruce Grobbelaar, con referentes como John Barnes, los irlandeses Staunton y Houghton o Beardsley, además de un jovencísimo McManaman.


El relevo ha recaído en una nueva generación comandada por un tridente que se conoce a las mil maravillas, formado por Salah - Firmino - Mané, un centro del campo muy trabajador, Henderson, Milner y Fabinho, un descomunal defensa central como Van Dijk que está escoltado por dos laterales de largo recorrido, Robertson y Alexander-Arnold. Por si tenían pocos mimbres, cuentan con Klopp en el banquillo y la figura de un gran portero como Alisson.

Todos estos elementos han sido los encargados de romper la maldición del Liverpool con la Premier League y de hacerlo a lo grande, ya que todavía queda la posibilidad de que el conjunto de Mersey se convierta en el campeón con más puntos o que sea el que saque más ventaja al segundo clasificado, el Manchester City de Pep Guardiola. Otro de los récords que estaban en el aire era el de haberlo conseguido de forma inmaculada, sin ninguna derrota, un hito que sigue manteniendo el Arsenal de Wenger.

jueves, 9 de abril de 2020

El Arsenal de Wenger, primer club en ganar invicto la Premier League

El entrenador francés Arsène Wenger dejó huella en el Arsenal a lo largo de sus 22 años dirigiendo al club londinense. No es solo el tiempo que estuvo, sino también su legado, como la hornada de jugadores jóvenes que reclutó para practicar un estilo de juego particular, dando preponderancia al fútbol de toque, casi de salón. Al doblete de la temporada 2001-02 le siguió el otro gran éxito de su carrera al frente del cañón, al frente de los 'gunners': conseguir que por primera vez un equipo ganara de forma invicta la Premier League.

Busto de Arséne Wenger. Foto: David Price
La Premier League nació como una nueva denominación de la liga inglesa desde la campaña 1992-93. La búsqueda de mayores ingresos y mejores infraestructuras era el objetivo de los clubes británicos, quienes habían visto perder poder deportivo y financiero respecto a otras entidades europeas.

El Arsenal dirigido por Arsène Wenger, desde que llegara en 1996 hasta su marcha en 2018, firmaba tres títulos con este nuevo formato y nombre comercial, siendo el de la temporada 2003-04 el más relevante, el que terminó bautizándose como el de los 'invencibles'.

El Preston North End se había coronado campeón de la liga inglesa en 1888-89 sin conceder ninguna derrota, 18 victorias y 4 empates. Justo en la primera edición de la competición. Era otra época. Otro siglo. Un fútbol amateur alejado de la popularidad actual del deporte, pero que sirvió de espejo al Arsenal.




El relevo del Preston North End llegó de la mano del Arsenal de Wenger el 15 de mayo de 2004 tras derrotar en la última jornada al Leicester City en Highbury con goles de Henry y Vieira, dos de las piezas claves del míster alsaciano, junto a Bergkamp y Pires.

El once tipo de aquellos años estaba formado por: Jens Lehmann; Lauren, Sol Campbell, Kolo Touré, Ashley Cole; Gilberto Silva, Patrick Vieira, Robert Pirès, Fredrik Ljunberg; Dennis Bergkamp y Thierry Henry -máximo goleador histórico aquel año y de toda la historia del Arsenal-.

www.goal.com

Los números de los 'gunners' en aquel campeonato 2003-04 se resumen en un liderato con 90 puntos a razón de 26 victorias, 12 empates y ninguna derrota. Si bien la derrota pudo llegar en un controvertido Manchester United - Arsenal en la sexta jornada, donde una expulsión de Vieira en una acción sobre Van Nistelrooy provocó la expulsión del francés y un penalti que el neerlandés fallaría después al golpear con violencia el larguero. Aquel empate entre United y Arsenal aceleró la tensión de ambos clubes que mantendrían duros enfrentamientos en los siguientes duelos, con especial animadversión de la plantilla del Arsenal sobre el delantero Van Nistelrooy. Un preludio de lo que estaba por venir tanto en las banquillos, por ese pulso entre Ferguson y Wenger, como sobre el césped.

El Arsenal continuó extendiendo su racha invicta durante la siguiente temporada al título de los 'invencibles'. El registro se paró en los 49 encuentros consecutivos cuando otra pena máxima pitada en Old Trafford, y también cuestionada por los 'gunners', era marcada con rabia por Ruud van Nistelrooy. La sentencia de aquel 24 de octubre de 2004 llegaba de la mano de un jovencísimo Wayne Rooney que anotaba su primer tanto con la camiseta de los 'red devils', finalizando una racha para dar comienzo otra, la propia del ariete inglés.


La batalla dialéctica e incluso física antes, José Antonio Reyes se quejó de las patadas sufridas, y después de este partido en el túnel de vestuarios, con lanzamiento incluido de un trozo de pizza por parte de Cesc Fàbregas a Alex Ferguson, posterior a este United - Arsenal, fue catalogada por la prensa británica como la 'batalla del buffet' o el Pizzagate.

Wenger dejó de ser inquilino del banquillo del Arsenal, pero su herencia prevalece. El Arsenal sigue siendo el único equipo que ha conseguido una Premier League de forma inmaculada, sin perder ningún partido, por lo que recibieron por parte del comisionado el trofeo bañado en oro.

Además, este equipo 'invencible' conserva la mejor marca invicta en el fútbol inglés con 49 partidos seguidos sin perder. El último club que se ha quedado cerca del récord ha sido el Liverpool de Klopp en 2020, a cinco partidos de la hazaña de Wenger.

lunes, 3 de febrero de 2020

Mahomes finaliza la sequía de Kansas City en la NFL

Kansas City Chiefs se ha adjudicado el trofeo Vince Lombardi, medio siglo después, tras remontar a San Francisco en la edición LIV (54ª) del Super Bowl -temporada 100 de la NFL- celebrada en Miami. De este modo, la franquicia de Misuri releva a New England Patriots, el gran dominador de la década.

Además, Mahomes se ha convertido en el segundo QB de la historia más joven en lograrlo. El mariscal de KC ha llegado a este encuentro con 24 años y 138 días, justo por detrás de Roethlisberger, que lo consiguió con los Steelers con 23 años y 320 días.

Curiosamente se han medido los dos únicos equipos en los que jugó Joe Montana, considerado por muchos como el mejor QB de todos los tiempos. Ahora Mohames, representante de esta nueva generación, ha empezado a escribir su historia.

Miami va camino de convertirse en la capital de la NFL. Ya es la ciudad que más veces ha acogido el duelo entre el campeón de la conferencia nacional y de la conferencia americana. En esta ocasión el partido se ha disputado en el Hard Rock Stadium, la casa habitual de los Dolphins y de otros deportes, desde beisbol a wrestling pasando por el tenis, donde se juega el Miami Open.

Ha sido una edición muy latina, no solo por ser en Florida o por las actuaciones musicales de Jennifer López y Shakira, sino también por el vínculo español de Kansas con la ciudad española de Sevilla, hermanadas hasta el punto de contar con una Giralda en la población norteamericana.


La final: Chiefs vs 49ers

  •  Primer cuarto

Rojo, oro y blanco. Los mismos colores para dos equipos que todavía no habían ganado el campeonato de la NFL en pleno siglo XXI.  Una situación más dramática para el conjunto de Kansas, presente en la cita tras nada menos que 50 años ausentes. Mientras que los de San Francisco regresaban apenas ocho años después a una final, aunque también sedientos tras una sequía de títulos desde 1995, precisamente en otro partido vivido en Miami.


El recuerdo a Kobe Bryant estuvo presente en los prolegómenos. Un emotivo minuto de silencio realizado simbólicamente desde la yarda 24. Uno de los dos dorsales con el que se identificaba a la fallecida estrella de los Lakers.



Arrancaron mejor los californianos y prueba de ello fue que los primeros puntos los firmaron ellos, a través de un field goal de 38 yardas de distancia. El primer cuarto acababa con la réplica de los Chiefs, cuya paciencia, 15 jugadas -una de ellas en cuarto down- acabó con los seis puntos logrados por el propio Mahomes, sumando el primer touchdown de la noche y añadiendo la primera pica a su favor en este cara a cara entre mariscales de campo que mantenía con Garoppolo.




  •  Segundo cuarto

Precisamente un error de Garoppolo, nada más comenzar los siguientes quince minutos evidenciaba, que la batalla en la dirección caía momentáneamente para el cuadro de Kansas. También en el marcador, donde el castigo al fallo del QB de los 49ers se traducía en un lanzamiento certero a palos (3-10). Castigando al rival, aunque con el menor daño de todos los posibles.

Si había un instante para reaccionar era este. La fe en la carrera de los californianos y el despertar de Jimmy Garoppolo condujo al empate del partido (10-10) con un TD bien fabricado. Un resurgir a tiempo con el que igualar el electrónico antes del descanso. Y que pudo ser mayor con una acción ofensiva para San Francisco en los segundos finales que fue considerada ilegal por un empujón.



  •  Tercer cuarto

Shakira, disfrutando de un cumpleaños diferente, y Jennifer López habían puesto el toque latino a una SB que ya de por sí, al ser en Miami, tenía el acento español arraigado.

Se adelantaba por primera vez San Francisco en el encuentro por mediación de un gol de campo de 42 yardas (13-10). La dirección de Garoppolo iba de menos a más para pararse aquí. A la ofensiva se juntaba la buena acción de la defensiva con una interceptación.





El daño de los 'Niners' incrementaba con un TD perpetrado en menos de tres minutos y nacido tras la intercepción. (20-10). Empate a uno en este apartado. Pocos podrían vaticinar que este era el principio del fin. El punto de inflexión.

  •  Último cuarto

El mal entendimiento puntual entre Hill y Mahomes parecía frenar las opciones de KC de recortar la distancia justo al principio del último cuarto de hora. Pero el desparpajo y la juventud de Mahomes sumaban yardas sin cesar. Era precisamente una acción casi inverosímil entre Hill y Mahomes, con bomba teledirigida incluida hacia el '10', el que cambiaba el sino de los suyos para firmar un touchdown a falta de 6 minutos. Más emoción para el desenlace mientras se encogía la diferencia. (20-17)



La posterior pérdida de los 49ers abría la opción de la remontada, materializada en otros dos minutos frenéticos finiquitados con el milimétrico TD de Williams que necesitó de revisión. (20-24). Nunca antes un extra point había tenido tanta importancia.

De este modo, y con un posterior sack que condujo a un último touchdown (20-31), se ponía punto final a la remontada y a la consagración de Mahomes en el Olimpo de la NFL, finalizando medio siglo para Kansas sin un Vince Lombardi en las manos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...